sábado, 9 de julio de 2011

Un poco de historia (III).

09/07/2011

Saltamos los días en los que antiguamente no había nada, y también salto el jueves santo del que ya tratamos en la primera entrada de esta saga.

Llegamos pues al viernes santo, y antes de meternos en procesiones daremos el típico paseo por Burgos para visitar los monumentos, voy a uno de los que no son habituales y con un montaje digno de mención, ya podrían hacer hoy algo parecido y no criticar cada vez que alguien intenta mejorar estas labores hoy casi olvidadas.



Estamos en el seminario de San josé y es el año 1953, la foto la comparte D. Antonio López Sanvicente, el montaje del altar simplemente espectacular dándole la realeza que tiene al pan de vida.

Nos iremos a comer para coger fuerzas y así poder ver por la tarde la procesión del Santo Entierro, tres años y tres cofradias con sus correspondientes fotos son las que acercaré a continuación.

El primero de los momentos que os acerco es para mi el más curioso. La Cofradía del Prendimiento, que actualmente está en la Iglesia Parroquial de San Martín de Porres, a la que llegó en 1985, radicaba por aquel entonces, estamos en 1955, en la Iglesia Parroquial de San Pedro y San Felices de donde estubo saliendo hasta 1973, en cuyo interior está tomada esta foto.



En aquella época el paso iba a hombros, sobre esos esforzados porteadores que salen en la foto y que cruzaban el río para llevar el misterio hasta el centro de la ciudad, podía volver eso de ver al Prendimiento caminar por las calles de Burgos y no sobre ruedas, esta maravilla de instantánea, hecha por Foto Fabio, la envía Dª. Eugenia García Alonso.

Avanzamos un poco en el tiempo y en el cortejo procesional para llegar a la siguiente imagen, una imagen de nuestros queridísimos vecinos los hermanos de la Cofradía de la Coronación de Espinas y Cristo Rey. Vemos a la presidencia de la Cofradía en la tarde-noche del viernes santo, a su cabeza el párroco de San Lorenzo D. Rufino Gómez Moradillo.



El cual en ese 19 de abril de 1957 va muy bien acompañado por los miembros de la junta directiva de la cofradía y una bella joven. Podemos apreciar que los trajes no eran como los actuales de raso, y que llevaban unos candiles en lugar de los velones que portan actualmente, la que si lleva el traje de raso es la joven que parece representar a la verónica con el paño en las manos. La foto hecha por Foto Llinas, ha sido enviada por D. José Manuel Varona.

Termino este viaje por el viernes santo de otras épocas con otra foto cuando menos curiosa, vemos un paso que en la actualidad no es igual, se trata del magnífico Atado a la Columna de la Cofradía de la Santa Columna del Círculo Católico de Obreros. Este es el original, el de Diego de Siloé que actualmente no les dejan procesionar (es una réplica exacta el que lo hace ahora). La foto es aún más curiosa porque está hecha en el interior de la sede del Círculo Católico de Obreros donde se montaba el paso para la procesión.



El paso como vemos tiene el mismo adorno floral que el que hacen actualmente, así como las velas que lo alumbran, el orgulloso señor que posa delante del paso es el presidente de la Cofradía D. José Ramón Prieto que en ese año de 1967 dirigía la cofradía. La foto la ha compartido D. Julio Sanllorente Ruíz.

Una imagen genial con la que cierro este nuevo viaje por la historia de nuestra semana santa, todo gracias a las fotos de http://www.burgoscuenta.com

Saludos.

Trompeta-sangre.

4 comentarios:

Víctor dijo...

Tata me encanta esta serie de entradas sobre la semana santa de Burgos, me sorprende la imagen del Monumento. Simplemente espectacular. Felicidades Tata por esta gran idea de acercarnos un poco una semana santa castellana.

trompeta-sangre dijo...

Me alegra que te guste, la verdad es que da gusto ver que ya hace años este sentimiento ya existía en nuestra amada Castilla.
Un besazo enrome tato.

azahar dijo...

Me ha vuelto a encantar esta nueva entrada, me ha llamado la atención el montaje del Monumento, me recuerda a antiguas fotografías de por aquí, y de lo demás, pues que me sigue recordando mi Semana Santa del ayer, que no fue ni peor ni mejor, sino distintos tiempos y distintas maneras, pero al final lo mismo, besos.

trompeta-sangre dijo...

Me alegro de devolverte esos recuerdos, quizás allí se hallan cuidado nás el no perder las costumbres como por ejemplo el montaje de altares, pero aquí no sólos e ha olvidado sino que encima algunos lo critican, una auténtica pena.
Un besazo.