jueves, 19 de mayo de 2011

El merecido descanso.

19/05/2011

Esto va para todos aquellos que han acudido a ensayar durante un montón de meses y que han tocado muy bien durante este año para hacer sentir a su Madre celestial lo que la quieren, para los que comprenden que no hay mejor manera de demostrar amor que entregando su tiempo de manera desinteresada para que su Cristo camine a su ritmo.


Tras un gran curso cofrade llega de nuevo el descanso,
el que habéis merecido por vuestro esfuerzo y trabajo
por ensayos en el frío, por sinsabores helados,
por dolores asumidos en el trabajo entregado,
por descortesía grosera de los enojos airados
de aquellos que con el mundo pagan sus enojos rancios.

Pero ahora hermanos míos disfrutad de lo logrado,
que vuestra Madre caminó a buen ritmo acompasado,
como elevada en el cielo de su Burgos entregado
que callabáis en silencio cuando todos sus costados
bajaban hasta el suelo en los pequeños descansos,
en que el silencio era, vuestro mejor agasajo.

Así que en estos momentos sed más que nunca hermanos,
sed más que nunca amigos, sed más que nunca entregados
en esa dulce oración que suena a sueño temprano
de nueva semana santa de nuestro Burgos adorado,
y disfrutad siempre juntos del trabajo realizado.

Saludos y mi enhorabuena.

Trompeta-sangre.

1 comentario:

azahar dijo...

Buen reconocimiento a la labor que se desarrolla en bien de lo que se
quiere.